Al menos 14 personas murieron el martes cuando un deslizamiento de tierra azotó un pueblo en el centro de Colombia.

El derrumbe en Naranjal, localidad de la provincia de Cundinamarca, fue provocado por el exceso de precipitaciones.

Tres menores se encontraban entre las víctimas mortales, según la Oficina del Gobernador.

El deslizamiento de tierra interrumpió el tráfico entre la capital, Bogotá, y las tierras bajas del este de Colombia.

Las autoridades regionales han declarado el estado de emergencia para recaudar fondos para mitigar el desastre.

Según el coordinador de respuesta a desastres de Colombia, Olmedo López, el deslizamiento de tierra «básicamente arrasó con el pueblo».

Los rescatistas investigaron cuántas personas podrían ser enterradas.

Las lluvias torrenciales prácticamente han arrasado con el pueblo, dejando 20 casas bajo los escombros del torrente de lodo. Muchas de las familias están buscando a sus familiares. No tenemos un reporte de personas desaparecidas porque es complejo; pero estamos acompañando a las familias. Esperemos que en las próximas horas podamos llegar con aviación al territorio.

Olmedo López, director de la UNGDR